Opción de Enlaces

Tema

Raigambre vio la luz

Ya esta en la calle el primer trabajo de esta fusión flamenco - rock que han dado en llamar Raigambre, conjugando las raíces con los latidos del rock.


Es que Raigambre es para no olvidarse de donde se viene, para poder viajar por otros caminos. Ahi mismo se plasma esta idea, la suntuosa hermosura del flamenco cabalgando sobre el ritmo que marca el rock.
las Galopadas de una Bateria junto a una viola electrica que llevan como riendas trinos femeninos a los coros y la calidez de las guitarras del flamenco.
Son 13 cantos a Raigambre que merecen el disfrute.
Eternamente agradecido al don Kesada, por el envio del disco, pues por estas tierras parece que no aparca en las casas de discos la Raigambre.
Que esto no pare nunca Compadres, volvere con algunas cositas mas de este disco, por ahora lo estoy limando de tanto escucharlo.
Salu a toda la Jauría !

dejo por aquí el texto que hace referencia a este nuevo trabajo de J. Óscar Berlegui, compañero y amigo de Kutxi

Al igual que la luna, las personas tenemos dos caras: la que salta a la vista en primer lugar y otra más o menos oculta, siendo ésta la que guarda lo que atesoramos con más celo; aquello que nos apasiona de verdad, contribuyendo necesariamente esta segunda cara a modelar la primera a nuestra verdadera imagen y semejanza. Kutxi Romero, conocido hasta ahora únicamente por su condición de vocalista y de miembro fundador de Marea, también tiene dos, una rockera y otra marcada e indisimulablemente flamenca, que ahora salta a primera línea brillantemente retratada en Raigambre, el CD que te estamos presentando. Grabado junto al grupo Ja ta Ja (integrado por Javier Ruz y Rafael Borja, a las guitarras flamencas, Jabiertxo Pintor Dr Txo, al bajo y encargado de las programaciones, Óscar Pérez Oso, a la guitarra eléctrica y a la flauta travesera, y Manex Albira García de Falces, a la batería, al cajón flamenco y al piano) he aquí una amalgama de raíces de la que podemos decir que aúna perfectamente las dos principales pasiones de Kutxi: el rock & roll, concebido por él de forma totalmente agreste y callejera, y el flamenco, fruto de su ascendencia andaluza.

Raigambre se registró entre la primavera y el invierno de 2008 en los estudios Sonido R-5 de Larragueta, Navarra, encargándose de la grabación, de las mezclas y de la posterior masterización de los temas Kolibrí Díaz con la ayuda de Fran Ramírez; además, el Maestro tocó la guitarra eléctrica en Maneras de vivir, Piedras y cal y Despeñasueños; otras colaboraciones a destacar fueron las de los músicos de Marea Alén Ayerdi (que hizo sonar percusiones a lo largo y ancho de todo el disco) y César Ramallo (a la guitarra eléctrica en Delirio) y las de Albert Pla, que se marcó el recitado que precede a dicho tema, José Domínguez El Cabrero, autor del fandango de Despeñasueños, y Miguel Campello, que cantó en Donde menos duela. Por su parte, Naiara Ruz y Ángel Ocray aportaron su inagotable arte y alegría a las voces y a las palmas allá donde fueron requeridos para ello. El resto de las canciones que completan el álbum, las siguientes: Mi mula nunca duerme, Elegía a don Nadie, El gallo, Caldo de tallos, Piedras y cal, Una cama herida, Los sacos llenos, Lamparones, La cuna de los poetas y una sensacional versión del Maneras de vivir de Leño, perfecto botón de muestra del contenido del CD y detonante en primera instancia del presente proyecto.

Raigambre, ante todo, es un completo regalo para los sentidos, un disco en el que el rock y el flamenco, intrínsecamente hermanados en el corazón de Kutxi, fluyen con fuerza a la par, logrando una sonoridad nueva, pionera, nos atreveríamos a decir; un sonido rockero de color arábigo-andaluz que, de manos de Ja ta Ja, brota de manera visceral, caliente cual fuego de campamento, dando rienda suelta a una nueva gama de colores totalmente alejada de las lindes estilísticas habituales. Raigambre, alma flamenca en clave rockera, he aquí una concepción del inmortal aire del sur verdaderamente innovadora y atrevida, iconoclasta (no hay más que ver la portada del disco) y heterodoxa, pese a haber sido concebida partiendo de la pureza y ortodoxia más absolutas: con las guitarras eléctricas y flamencas, perfectamente fusionadas, gimiendo y gozando de los temas por igual, ora encima, ora debajo. Con éstas, el entregado buen hacer de los músicos llevando en palmitas a Kutxi y su voz, llave más que apropiada para acceder a este disco: un Kutxi al que, tan personal y pasional como siempre, adivinamos pletórico como si de un niño con zapatos nuevos se tratase, más que con nuevas canciones solamente. Porque Kutxi no es un flamenco al uso. Mucho menos cantaor. Tampoco es un rockero al uso. Bueno, Kutxi no es una persona al uso, digámoslo claramente, no en vano estamos hablando del perro verde de la escena, tal y como lo ha venido proclamando en los últimos años desde el timón de los Marea y como lo seguirá haciendo muchos más, con toda seguridad. Ahora, aprovechando un nuevo barbecho de su clan musical por excelencia, el bandolero de Berriozar se ha liado la manta, el pañuelo de lunares -más bien- a la cabeza y en ésta, su nueva propuesta artística, ha cambiado de ropaje. Sí, como si de pronto le hubiera aflorado una vena nómada, aun siendo consciente como es de que cualquier traje le queda grande. Así las cosas, tras aparcar momentáneamente su patera, respaldado por un puñado de amigos de la farándula, se ha subido al carromato de Ja ta Ja para seguir trasegando kilómetros campo a través… sólo que por nuevas sendas: las del flamenco. Pero las de un flamenco entendido de un modo poco común y, desde luego, para nada al uso, como él.
Feliz travesía, compadre.

1 Aullaron:

Anónimo dijo...

De nada hombre, me enkanta tu blog
saludos desde Jaén
E.D.Kesada

Publicar un comentario

Gracias por comentar en la Jauría, utiliza la "Suscripción por correo electrónico" que se encuentra debajo del formulario, para recibir las respuestas a tu comentario (TRATO DE RESPONDER SIEMPRE)